Desde hace siglos los aceites se han convertido en una herramienta muy útil para nuestras vidas. Existe todo un mundo en el que se pueden encontrar toda una gama de aceites que cuentan con propiedades únicas.

diferencias destacables entre el aceite de oliva y el de girasol

Puedes conseguir aceite de coco, aguacate, almendras, solo por mencionar algunos de los más populares, pero dentro de toda esta variedad, existen dos tipos que se han ganado el puesto número uno, hablamos del aceite de girasol y el de oliva.

Estos dos productos vegetales son los más utilizados gracias a sus propiedades y beneficios. Sin embargo, existen diferencias entre ambos, pues cada uno ofrece aportes distintos, ¿te gustaría saber cuáles son? Pues bien, en el siguiente artículo te hablaremos de forma detallada sobre las diferentes características de cada uno.

El aceite de oliva y de girasol

Antes de extendernos sobre las diferencias entre estos dos productos vegetales, vamos a hablar un poco sobre ellos de manera individual para luego adentrarnos en descubrir cuáles son los aspectos que los diferencian.

El aceite de girasol

Este se obtiene de la semilla de girasol, una de sus características más atractivas, es que es rico en omega 6, esto se debe a que posee un alto contenido de ácido linoleico.

Uno de los usos más comunes que se le da a este aceite es dentro de la cocina. Generalmente, es utilizado para freír, no obstante, este aceite no es el más recomendado, pues no tiene mucha resistencia a las altas temperaturas.

El aceite de oliva

En este caso, el producto es obtenido de la aceituna, utilizando un proceso de extracción mecánica. Es muy solicitado en el área de la gastronomía, debido a que tiene una gran afinidad con los alimentos.

Otras de sus características más atractivas son sus diversos beneficios para la salud e incluso para el cuidado personal. Se ha convertido en un producto casi indispensable en millones de hogares alrededor del mundo.

Ahora que ya conocemos un poco más sobre estos importantes productos, pasemos a conocer cuáles son las características que los diferencian.

Podría ser de tu interés: Los tipos de aceite de oliva que existen.

¿Qué diferencias existen entre el aceite de oliva y el de girasol?

Aunque para algunos hay mucha diferencia entre un aceite y otro, hay quienes quizá piensen que se tratan de productos con gran cantidad de similitudes. Ahora bien, la verdad es que sí existen variaciones entre estos productos vegetales, veamos cuáles son.

Vamos a comenzar por los aspectos externos, como es el caso del sabor y el color de cada uno. Luego pasaremos a los aportes y beneficios que ofrecen, de esta manera tendrás una visión más clara de cuáles son las propiedades de cada uno.

El color

Esta es una de las primeras cosas que te ayudarán a diferenciar estos productos vegetales. El aceite de oliva tiene un matiz de color que se inclina más hacia el verde, debido a que es extraído del fruto del olivo. En ocasiones puedes encontrarte con aceites que van más hacia el color amarillo.

En estos casos tiene que ver tanto la variedad del fruto, como con la maduración del mismo. Por el contrario, el aceite de girasol siempre lo encontrarás de color amarillo suave, pues no hay variaciones en su método de extracción, por lo que solo lo verás en una presentación única.

El sabor

Sin duda es una de las cosas más importantes al momento de elegir un producto como este. ¿Cuál es la diferencia en el sabor entre estos dos populares aceites? Pues el de girasol cuenta con un sabor dulce, por lo que es bastante usual conseguirlo entre los ingredientes de diversos alimentos, como la mayonesa, por ejemplo.

Por otra parte, el aceite de oliva es muy conocido gracias a su uso en crudo, la verdad es que su sabor puede variar mucho, incluso los catadores lo han llegado a describir como una explosión de sabores.

Esto es debido a que su sabor puede variar entre ácido, con un poco de picor y dulce, pero lo más llamativo es ese toque afrutado que tiene. Es por esta razón que se ha convertido en uno de los ingredientes estrellas a la hora de cocinar.

El sabor del aceite de oliva también dependerá de su tipo. Existen muchas variaciones y mezclas que parten de diferentes aceitunas y procesos de producción. Aprende más sobre los tipos de aceites de oliva aquí.

El valor nutricional que ofrecen

Ahora es momento de pasar a conocer de manera más profunda las propiedades y beneficios que ofrecen cada uno de estos productos vegetales, razón por la cual se han hecho tan solicitados en millones de hogares en todo el mundo.

Comencemos con el aceite de oliva, el cual es rico en ácidos grasos monoinsaturados, mientras que el aceite de girasol cuenta con una fuente bastante grande de ácidos grasos poliinsaturados.

Para ser más específicos, el aceite de oliva está compuesto por ácido oleico, mientras que el aceite de girasol se compone de ácido linoleico. Este es uno de los factores que los diferencian.

Las diferencias en el uso de ambos aceites

Aquí es donde radica una de las mayores diferencias entre uno y otro, aunque algunas personas lo desconocen. A lo largo del tiempo se les han encontrado diferentes utilidades a estos aceites.

  • El aceite de girasol: por lo general, es utilizado para freír, pero esto es algo que no lo hace saludable. Ello se debe justamente a su composición, pues como mencionamos anteriormente, este aceite no resiste las altas temperaturas.
  • El aceite de oliva: generalmente es utilizado como un aderezo en crudo para diferentes tipos de comidas, como las ensaladas, por ejemplo. Y aunque a diferencia del de girasol, este sí resiste bastante bien las altas temperaturas sin que sus propiedades se vean afectadas, no es común que lo utilicen para freír.

La mejor opción para cocinar

Sin duda estos dos productos son los protagonistas en las comidas de miles de hogares, solo en España se consumieron 172 millones de litros de aceite de girasol y 355 millones de litros de oliva, desde 2010 hasta 2018.

cocinar con aceite de olvia

Seguramente, luego de leer todo esto te estarán surgiendo diversas preguntas en tu mente, como: ¿Cuál es el más indicado para cocinar o freír? ¿Cuál es el más saludable? Pero no te alarmes, estas y otras dudas serán aclaradas.

Lo primero que debes tener en cuenta es que ambos productos se califican como grasas vegetales, que tienen un porcentaje de materia grasa que supera el 99 %.

Según estudios realizados, el aceite de oliva es más saludable que el de girasol, y recomiendan que este se tome como primera opción al momento de cocinar, pero más cuando se trata de freír.

Otras características y diferencias entre estos aceites

Como pudiste notar, el girasol y la oliva generan grasas vegetales bastante diferentes. Sin embargo, ambos aportan beneficios a nuestro organismo, gracias a sus componentes. Tanto la grasa monoinsaturada y el ácido oleico del aceite de oliva, como los ácidos grasos poliinsaturados que contiene el de girasol, crean un efecto protector de la salud.

La composición del aceite de oliva, en especial los ácidos oleicos, han hecho que este producto se convierta en un importante elemento para la buena salud, pues genera un efecto protector en contra de las enfermedades cardiovasculares, cuando se utiliza para sustituir las grasas saturadas.

En lo que respecta al aceite de girasol, su composición, entre la que destaca el ácido-linoleico, también conocido como omega-3, y el omega 6 o ácido linoleico, son ideales para beneficiar la presión arterial, así como para la inflamación o coagulación, también para el perfil lipídico.

Otros de los beneficios que ofrece este aceite es su alto contenido en vitamina E, que proporciona un efecto antioxidante, lo que ayuda a enfrentar enfermedades oxidativas.

El aceite más adecuado para mantener una buena salud ¿Cuál es el mejor?

Según investigaciones realizadas, el aceite de oliva es el más indicado para mantener una buena salud, pues además de los componentes que hemos mencionado, también cuenta otros componentes minoritarios.

el aceite de oliva es saludable

Entre estos se encuentran principalmente los polifenoles, como es el caso el tirosol además del hidroxitirosol, convirtiéndolo en un eficiente protector cardiovascular. Por otra parte, los polifenoles también cuentan con propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

Además, en el aceite de oliva se encuentran pigmentos carotenoides, así como clorofílicos, que son elementos que influyen en el aroma, el color y sabor, pero también hacen que tenga un efecto más saludable para el organismo. Aprende más acerca de las propiedades y beneficios del aceite de oliva.

Mejoría cardiovascular y menor mortalidad

Está científicamente comprobado que el aceite de oliva reduce la mortalidad global y cardiovascular, ayuda a evitar complicaciones cardiovasculares como el infarto de miocardio, así como problemas causados por diabetes u obesidad, entre otras.

Es por eso que en algunos casos el aceite de oliva es recomendado para todo, ya sea crudo o para cocinar. Sin embargo, el aceite de girasol también es una opción bastante saludable en algunas ocasiones. Pero se recomienda dejar de utilizarlo para freír, pues sus beneficios se pierden.

El aceite de oliva cuenta con su propia sub división, pues puedes encontrarte con aceite de oliva virgen extra, virgen y refinado. En el primer caso, se trata de un producto elaborado con el verdadero zumo de la oliva.

El aceite de oliva virgen es aquel que tienen alguna mínima impureza y, por último, se encuentran los refinados, que son de menor calidad, pasan por un sistema de refinamiento en altas temperaturas, con la finalidad de despojarlos de propiedades organolépticas negativas.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.